La Guía Definitiva para Fotografiar Bebés y Niños Pequeños.

23 02 2012

13 Consejos Simples para Fotografiar a tu Bebé

La llegada de un nuevo miembro a la familia, como es el caso de un bebé, es un hecho histórico digno de documentar. Los bebés son responsables, en muchas ocasiones, de que sus padres entren en este fascinante mundo de la fotografía. Conozco muchas parejas de padres que compraron su primera cámara réflex con el fin de retratar a su bebé y se quedaron ahí enganchados.

Si tú o tu familia han sido agraciados con la llegada de un bebé a casa este artículo te vendrá de lujo: a continuación te presento una serie de consejos muy fáciles de seguir con los que conseguirás destacar el lado más fotogénico de tu bebé.

Consejos y trucos para fotografiar a tu bebé

Bebé DesnudoBebé Desnudo

1- Inspírate, observa, planea: Si te quieres ahorrar tiempo y partir con ventaja, dedica unos minutos a observar fotos de bebés en Flickr. Hay fotografías realmente impresionantes, así que intenta quedarte con las que más te gusten. Inspírate en ellas y obtén ideas, poses y ángulos, y ve anotándolo todo. Decide qué fotos quieres hacer antes de coger siquiera la cámara. Así, cuando te pongas a disparar fotos tu esfuerzo merecerá mucho la pena.

2- Escoge el mejor objetivo posible [Sólo para cámaras réflex]: Cada situación tiene un objetivo adecuado. Para retratos, incluidos los de bebés, generalmente cualquier objetivo de entre 50 y 85mm con ámplia apertura te dará excelente resultados.

3- Destaca al pequeño protagonista: Para darle el protagonismo que tu bebé se merece en la foto, una técnica muy eficaz sería la de enfocarle al máximo a la vez que desenfocas el fondo totalmente. En este artículo te explico cómo aplicar esta técnica paso a paso. Conseguirás que todas las miradas se centren en él.

4- Modo semimanual [Sólo para cámaras réflex]: Seguro que todos los modos de tu cámara funcionarán bien pero si quieres realmente un buen resultado sin liarte con demasiados controles manuales, te aconsejo que utilices el modo semiautomático de tu cámara llamado “Prioridad de Apertura”. En el dial de modos tiene el símbolo “A” en cámaras Nikon – Sony y “Av” en Canon. Una vez estés en ese modo, selecciona un valor f lo más bajo posible (f/1.4, f/4 ó f/5.6… lo mínimo que puedas conseguir).

5- Ideas que siempre funcionan: Fotografíalo a cuerpo entero, y luego prueba fotos enfocadas en partes concretas de su cuerpecito pequeño, por ejemplo la planta de los pies, las manos, la nariz o la boca. Este tipo de fotos siempre funciona.

Pie de BebéPie de Bebé

6- Fotografía desde su misma altura: A menos que quieras darle riendas sueltas a tu creatividad, lo normal es que fotografíes a tu bebé desde su misma altura. Bájate al nivel de la cama, cuna o donde él esté y dispara desde allí, eso creará una sensación de cercanía e intimidad entre el espectador y el pequeño sujeto.

7- Evita el flash a toda costa: El flash será el mayor enemigo de tu bebé. Les asusta y les hace llorar sin parar. Por favor a menos que quieras que tu sesión de fotos fracase, desactiva el flash por completo. En su lugar, procura utilizar luz natural procedente de alguna ventana por ejemplo.

8- Cuida los detalles accesorios: Elimina todos los objetos que no tengan nada que ver con la temática “Bebé”: por ejemplo ¿qué sentido tiene una foto de bebé con una olla de lentejas con chorizo detrás en el fondo? Elimina todo lo que pueda resultar ajeno a la foto y decide si en vez de eso te interesa añadir elementos infantiles como juguetes, Legos, y cosas así para contextualizar la foto.

9- Prueba fotos en blanco y negro: Las fotos de bebés en blanco y negro son irresistibles, resultan muy tiernas. Si no sabes cómo procesar las fotos en ordenador puedes configurar tu cámara para que dispare en blanco y negro algunas fotos, no obstante, si sabes procesarlas en Photoshop o Lightroom (Vea el Curso de Lightroom) cualquier otro programa de edición de fotos te recomiendo encarecidamente que dispares en color, normal, y que las cambies a blanco y negro más adelante una vez las proceses en Computador. Así siempre podrás ver ambos resultados y decidir cuál te interesa más, si la de color, o la de blanco y negro.

10- Dispara sin parar: No te cortes a la hora de hacer fotos. Afortunadamente las cámaras digitales réflex de hoy en día no requieren carrete, así que ante la duda o falta de ideas dispara. Cuantas más fotos dispares, más posibilidades tendrás de conseguir buenas fotos e incluso de encontrar inspiración para otras fotos que no habías pensado antes. Eso sí, no hace falta llegar a 2.000 fotos tampoco.

11- Muestra sus proporciones: Un bebé recien nacido es una cosa tan chiquitita y de muy reducidas dimensiones. Esto a veces no se aprecia en las fotos. Si quieres llamar la atención sobre lo pequeño de su cuerpo, incluye algún adulto (o parte del mismo) en el encuadre: por ejemplo deja que el bebé repose su mano sobre la de su madre, o haz que descanse su cabeza encima de su hombro, y cosas así.

Bebé de pequeñas proporcionesBebé de pequeñas proporciones

12- Que no pase frío, por favor: Si lo vas a fotografiar desnudo o semidesnudo, ponte en su piel y no dejes que tenga frío. Haz que se sienta cómodo, eso le hará feliz y te proporcionará a ti unas fotos excelentes.

13- El mejor momento para fotografiar a tu bebé: Después de que se haya alimentado y cuando empiece a tener algo de sueñecito es normalmente el momento más conveniente para fotografiarlo. Es un momento tranquilo en el qué casi no te prestará atención, no se fijará en la cámara, y hasta vas a poder mover delicadamente sus manos o pies sin que él oponga resistencia alguna, estando totalmente dormido, o casi.

Los bebés crecen muy rápido, así que aprovecha la oportunidad sin dudarlo. Por favor si tienes un bebé en casa prométeme que le harás la sesión de fotos que se merece..  Lo vas a disfrutar y él, de mayor, te lo agradecerá.

Bebé en Blanco y NegroBebé en Blanco y Negro

  • Así que escribe una nota en la que pongas “PENDIENTE FOTOGRAFIAR A MI BEBE” y que te la cuelgues cerca de su cuna, en algún lugar visible y que no la quites hasta que no lo hayas hecho.

    14 Consejos Simples para Fotografiar a niños grandes

Seguro que muchos de nosotros tienen niños pequeños y en alguna ocasión has tenido que hacerles fotos, o bien tienes  oportunidades de fotografiar a sobrinos o a los hijos de los amigos. Una de las modalidades de retratos más bonitas es, sin duda, la de los niños. En este artículo traemos una serie de consejos para mejorar drásticamente las fotos de los nenes la próxima vez que tengas oportunidad de tomar nuestra cámara. Salvo que pienses que tu nivel fotográfico es insuperable y no vas a poder mejorar en nada, no deberías dejar de leer las siguientes líneas.

No todos los consejos que recogemos en el artículo tienen aplicación siempre, pero seguro que la mayoría de ellos se pueden utilizar en cualquier ocasión, así que si cualquiera de estos 14 consejos te da una buena idea la próxima vez que fotografíes niños pequeños, habrá merecido la pena.

Conviertelo en un juego

Aunque los niños pequeños muestran más predisposición que los adultos para que les hagan fotos, también se cansan rápido.

A su edad no piensan en otra cosa más que en jugar y divertirse. Por ello, es una buena práctica convertir la sesión fotográfica en un juego.

Debes conseguir que tanto tú como ellos sean parte del juego. Llama su atención, pideles que hagan algo, pero de forma natural. Olvidate de que les estás haciendo fotos e intenta que ellos se diviertan. Si perciben la sesión como un juego y consigues que participen en él, la predisposición para que les hagas fotos será mucho mayor.

Ve a su ritmo

 No todo va a ser un camino de rosas. Los niños se distraen con cualquier cosa y cambian de actividad a cada instante. Se darán la vuelta, se taparán la cara, se moverán…

Hazles reir

Hemos dicho que a los niños les gusta jugar. Debemos conseguir hacerles reir por dos motivos principales.

Si ellos se divierten, estarán más distraídos, se lo estarán pasando bien, y será más fácil hacerles fotos. Y este es el objetivo que perseguimos.

Si los niños se rien saldrán mucho mejor en nuestras fotos. Hay niños más llorones que otros, pero seguro que nos gusta recordar los buenos momentos en lugar de los malos. Cuanto más se rian, mas guapos saldrán en las fotos, y más podremos presumir de lo guapos que son nuestros niños. ¿O acaso no son ese tipo de padres que muestran orgullosos las fotos de sus hijos?

Prueba a cantar

Una manera de jugar con ellos y conseguir que participen en el juego es cantar. A la práctica totalidad de los niños les gusta cantar. Elige una canción que conozcan y canta con ellos, de modo que se centren en recitar la canción y participen de lleno en la actividad que les estás planteando.

Se sentirán bien participando, con lo que no solo conseguirás que se centren en una actividad, sino que además se mostrarán alegres en las fotos.

Que sea agradecido hacer fotos a los niños no significa que vaya a ser nada fácil. Vas a necesitar mucha paciencia. Ve a su ritmo, tómatelo con calma, no tengas prisa con ellos. Seguro que a lo largo de la sesión vas a coneguir buenas fotos, pero te va a llevar más de cinco minutos conseguirlo.

Si tienes prisa porque tienes algo que hacer, es mejor que dejes la sesión fotográfica para más tarde. Resuelve todas las taeras pendientes que tengas antes, y sólo dedicate a hacer las fotos cuando hayas resuelto el resto de temas, porque necesitarás algo de tiempo para poder trabajar a gusto.

Aprovecha el tiempo

Tienes que reservarte tiempo para la sesión, pero una vez que dispongas de ese tiempo, tienes que aprovecharlo. Que tú cuentes con media hora no significa necesariamente que el niño te la vaya a conceder. Es probable que se canse pronto porque tenga hambre o sueño, o simplemente se aburra con los juegos.

Ten todo el material fotográfico preparado a la hora de comenzar la sesión. Si te dedicas a configurar la cámara o el flash después de empezar, es probable que desaproveches buenas ocasiones para tus fotos.

Ayudate de algo

Apoyate en cualquier objeto que pueda servir para distraer al niño. Puede ser su juguete favorito, aunque no tiene que ser necesariamente un juguete. También sirven otros elementos de su vida cotidiana, como los accesorios que usas habitualmente para darles la comida.

Recuerda, eso si, que el objeto que le des para que se distraiga no debe poner en peligro su seguridad.

Ayudate de alguien

Es probable que no puedas tu solo con ellos. Un elemento con el que te puedes ayudar es con algún familiar cercano. No solo distraerás su atención de la sesión fotográfica, sino que además te permitira conseguir instantaneas familiares muy bonitas.

Así que, si tienes a mano a padres, abuelos o tíos y no les importa colaborar y salir en las fotos, es probable que consigas un bonito recuerdo familiar de la sesión.

Utiliza flash u objetivos rápidos

Los niños se mueven muy rápido, por lo que necesitarás disparar con velocidades de obturación suficientemente altas como para que las fotos no salgan movidas.

Para ello necesitarás un extra de luz. En caso de disponer de una cámara réflex, esa luz la puedes conseguir con objetivos luminosos, esto es, con aperturas de diafragma suficientemente grandes, o, mejor aún, mediante el uso de un buen flash.

Si no puedes o no quieres inventir en flashes externos ni ópticas adicionales, siempre tienes la opción de subir la sensibilidad ISO de la cámara. Esto te permitirá trabajar con menos luz sin sacrificar la velocidad de obturación, evitando que las fotos salgan movidas.

Situate cerca

Una de las reglas más básicas de composición fotográfica es la de rellenar el encuadre. ¿Estás fotografiando a un niño, o una habitación en la que hay un niño? Si la foto no es suficientemente buena, probablemente no estás suficientemente cerca.

Acercate lo que necesites. Con la cámara o con el zoom. Cuando mires a través del visor, pregúntate si todos los elementos que estás viendo deben salir en la foto. En caso de duda con alguno, sacalo del encuadre.

En función del tipo de retrato que estés haciendo, puedes acercarte más o menos. Prueba con diferentes distancias y más tarde podrás quedarte con la que te guste más.

Prueba desde diferentes ángulos

¿Piensas hacer la tipica foto aburrida desde la misma posición de siempre? Tirate al suelo, gira la cámara, ponte boca abajo… Puedes cambiar el punto de vista desde el que haces las fotos a la vez que participas en el juego.

La mayoría de las veces las mejores fotos se toman desde puntos de vista inusuales. así que no pierdes nada por hacer la prueba.

Haz muchas fotos

Recuerda que tienes entre las manos una cámara digital. Ya no tienes que cambiar carretes o pagar costosos revelados.

Haz todas las fotos que puedas. Los niños son rápidos, y en la mayoría de las ocasiones cambiarán de gesto o estropearán la foto. Pero haciendo muchas fotos, seguro que alguna fotografía se salva de la quema.

Cuando las pases a la computadora, borras las que te sobren y listo.

Enfoca a los ojos

Foto de paul goyetteEsta es una regla de oro en fotografía de retratos, no solo en niños.

Cuando estés enfocando para hacer la foto, enfoca siempre los ojos.

Puedes utilizar una profundidad de campo tan pequeña como quieras siempre y cuando mantengas los ojos enfocados. Sin embargo, si los ojos no salen enfocados, habrás arruinado la foto.

La excepción es el tipo de retrato en el que queremos centrar la atención de quien observa la fotografía en otra parte del cuerpo, como por ejemplo las manos. En ese caso, no hay problema en no enfocar los ojos, pero debemos tener en cuenta que estaremos haciendo un retrato de las manos del niño, y no del niño en sí.

Haz fotos como si fueras bajito

Si haces las fotos de pie, los niños saldrán vistos desde arriba. Conseguirás que se acentúen las posibles distorsiones de la óptica de tu cámara, además de conseguir un efecto no demasiado bueno en las fotos.

Agáchate, ponte de rodillas, haz lo que necesites para situarse a su misma altura. Haz las fotos como si fueras un niño más que contempla la escena, de igual a igual.

Las fotos saldrán mucho más naturales e interesantes.

Haz fotos en parejas o grupos

Solo hay una cosa más dificil que fotografiar a un niño: fotografiar a dos niños.

Vas a tener que multiplicar la paciencia para conseguir una buena foto de grupo si se fijan en tí. Pero en el momento que consigas pasar desapercibido para ellos, se persentarán ante tu cámara situaciones la mar de interesantes. Es tan curioso y bonito observar cómo los niños se relacionan e interactuan entre ellos.

Si puedes, no pierdas la ocasión de recoger ese momento.

Y a tí, ¿se te ocurre algún consejo más?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: